Comprar Ahora
RegíStrate Ahora
Información del juego

Las tres expansiones para la victoria

Al principio de la partida deberás decidir tu estrategia para ganar el mapa, y esto requiere comprometerse con una o dos de las expansiones siguientes: militar, comercial y tecnológica. Cada una de ellas ofrece un camino a la victoria, pero también debes apoyar cada una con un plan general y una economía distintas.

Expansión militar : Es la expansión más directa y la más fácil de comprender. Construyes un ejército grande y fuerte con un buen general y sales a conquistar el mundo. Para respaldar esta expansión, tu economía ha de producir comida común y de lujo, armas, caballos, ruedas y monedas. Necesitarás mucho espacio habitable para acoger a los ejércitos en pie. Disponer de varios generales y ejércitos resulta útil. Puedes mejorar el ejército con unas cuantas tecnologías. Los puntos de victoria disponibles para el jugador militar incluyen la captura de ciertos sectores específicos, ser el Emperador (tener el mayor número de sectores, el Generalísimo (derrotar a la mayor cantidad de soldados enemigos) y el Mariscal de campo (contar con el mayor ejército). La expansión militar también puede ayudar a ganar el punto de Rey Sol por capturar sectores neutrales. También puede resultar perjudicial para otros jugadores si se les arrebata sus sectores o se impide que uno de sus comerciantes llegue a un sector con un puerto o mercado.

Expansión comercial : El comercio es muy poderoso si tus oponentes no interfieren porque puedes montar rutas comerciales para procurarte muchos de los productos que necesitas. Esto supone que no necesitarás ser una gran economía autosuficiente ni tener una población muy grande. Propicias la expansión comercial produciendo lana, tela, prendas, hierro, joyas, caballos y ruedas, que se necesitan para formar comerciantes. Luego puedes cambiar las prendas y las joyas por monedas y usar éstas para comprar muchos de los otros productos que necesitarás. Conseguir un montón de monedas comerciando te permitirá apoderarte de los sectores neutrales mediante sobornos, hasta los que estén bien defendidos. Probablemente tendrás que crear un ejército para defender el acceso a un sector con un puerto o mercado y para defenderte si estás cerca de la victoria. La expansión comercial puede conllevar puntos de victoria por tener puestos comerciales especiales (que son únicos en el tablero comercial), por tener el mayor número de puestos comerciales o por conseguir ser un banquero (tener más monedas que nadie). El comercio también puede darte un gran impulso para ser el Rey Sol (el de más prestigio).

Expansión tecnológica : Crea clérigos y envíalos a los monasterios para investigar la antigua tecnología perdida. Estas tecnologías impulsan la producción de tu economía y la fuerza de tus ejércitos. Optas por la expansión tecnológica al producir troncos, papel, libros, comida común y de lujo, cerveza y joyas, que son necesarios para crear los distintos tipos de clérigos. También puedes usar a éstos para tomar sectores neutrales mediante el proselitismo. Puede que la expansión tecnológica requiera de cierta presencia militar, al menos para defenderse. La expansión tecnológica puede llevar a obtener puntos de victoria por Fuente del conocimiento (tener más tecnologías), Genio (una tecnología especial) o a convertirse en una Sede episcopal (ser el primero en construir una catedral).